Follow by Email

sábado, 27 de febrero de 2016

EL JULI Y LA REGENCIA





PITÓN DERECHO Ya se oyeron voces que claman que a El Juli le habían negado las orejas el 24 de enero de 2016, en la Monumental Plaza México, por ser español. Órale.

PITÓN IZQUIERDO La línea de investigación (como ahora se dice), pareciera justa pero tiene sus inconsistencias y nos parece más una legítima salida del disgusto por la injusticia aplicada al brillante desempeño.

PITÓN DERECHO Si fue por ser español, entonces, ¿por qué le negaron las orejas el verano pasado en Bilbao? ¿Acaso Matías es uskaldún y no iba premiar a un madrileño en el santuario vasco? Osú.
PITÓN IZQUIERDO Antes de adentrarnos a esta discusión campal, debemos escoger los terrenos. Una de los inconformes aventuró el término, en desuso, de gachupín para explicar lo ocurrido. No restalló en la perorata el término complementario que es sudaca, pero como que ya se percibía el movimiento de las orejas. No deja de tener su atractivo atávico ese nivel de bronca pero no le entraremos, por el momento.
 
PITÓN DERECHO Tampoco atenderemos el asunto que se discute proponiendo el nivel de  carpetovetónicos vs poncianistas que ambientaría la polémica en la exclusividad del arte y la universalidad del mismo. No le entramos hoy, pero tampoco cancelamos el boleto para atorarle al bolchinche, algún día.

PITÓN IZQUIERDO El otro terreno para ventilar el tema, donde nos ubicaremos, es en el reino de los principios neoliberales y protección mercadotécnica de Las Figuras. Es inevitable escuchar los ecos sonoros del cañón calibre G5 que El Juli activó hace tiempo y que agujereó la talega a más de uno y entonces se deduce que ahora paga su puntería con la negación de premios.

PITÓN DERECHO Pero aún hay más. ¿No será que en Bilbao protegieron a Ponce, que cada vez se dosifica más e impidieron que El Juli se acerque a las muy meritorias marcas del de Chivas? Hay que recordar que El Juli, de haber recibido las orejas en Bilbao, igualaría las salidas por la puerta grande que tiene el valenciano, aunque el de Madrid tiene nueve años menos de alternativa.

PITÓN IZQUIERDO Los retumbos del G5 han cruzado el Atlántico ¿En La México la decisión del Juez, sin querer queriendo, arropó la colgada inmerecida (una oreja), de Castella en la fecha más importante (crédito a Herrerías), del calendario taurómaco mexicano?

PITÓN DERECHO Emanan de esta indagación dos versiones que pueden ser aceptadas o rechazadas, pero sin negarles lo sabroso, esto es, ¿maltratan a El Juli aquí en La México y allá en La Iberia por ser español, o lo tapan porque quieren impedir que opaque a La Figura?

PITÓN IZQUIERDO Por cierto antes del G5 ya El Juli no recibía el mérito de sus faenas, ni lo colgaban de los carteles importantes que merecía; lo mantuvieron lejos de los ¨récords¨  del valido. Es del dominio público que El Juli no evade alternantes.  Si El Juli tuviera reparos con la competencia, actual y futura, entonces no hubiera establecido su internado gratuito para niños y adolescentes con inclinaciones taurinas.

DESPLANTE Ese desprendimiento noble no lo practica una Figura miedosa de la competencia. 
PITÓN DERECHO Esta versión de la intriga en contra de El Juli es, ya lo paladeamos sabrosa porque no serían ocurrencias de los Usías, sino artimañas de apoderados, empresas y publicistas y, para nuestro gusto, no hay nada como inventar conjuras donde no las hay, que es como sacarles  pases a los mansos.

PITÓN IZQUIERDO Volvamos a La México. Con las dos orejas ya ganadas por El Juli en esta temporada, más las dos negadas, tendría cuatro orejas que aplastarían plenamente la solitaria de Castella, que lo ensalzan por doquier, tal vez para ponerlo en la hornacina que estaría desocupando Ponce.

PITÓN DERECHO ¿Quién pudiera ser el nuevo valido en tierras mexicas? ¿Adame, Castella, Manzanares, Rivera, Roca, Sánchez? (Nota Bene: orden alfabético que no incluye a José Tomás, porque a ese se le echa maíz aparte). Si llegan a retacar a Castella en tal nicho, tendría que ser en calidad de regente mientras encuentran a uno que llene el  perfil o le hacen justicia a El Juli, que ya lo tiene. 

PITÓN IZQUIERDO El Juli dispondrá cuando menos una década más para cultivar su pensil de verónicas y quites y dirigir la sinfonía de su muleta para arrobarnos en la dilatada duración de su temple, así que si no es él, tendrá por delante dos lustros de interferencias.  

PITÓN DERECHO Con la especulación se adentra uno al mundo de las suculentas indagaciones detectivescas, tipo Lincoln Rhyme. Algunas temporadas nos quedamos sin El Juli en La México y ahora que los disfrutamos, parece que le encargan a Vuestras Señorías la mezquindad en las concesiones para ¨justificar¨ que sus apariencias sean tan espaciadas.  

PITÓN IZQUIERDO Los dioses ciegan a quienes quieren perder. Si para allá vamos rumbo a la pérdida de la Fiesta, nos encontramos en el camino ya adoquinado con presagios. Porque si los dioses quieren perder la torería en todo México, ya tienen casi vendados los ojos a quienes deben acatar los buenos usos y hermosas costumbres y leer y cumplir el Reglamento que son los empresarios, las autoridades, los diestros, los ganaderos y los políticos.

PITÓN DERECHO En el más siniestro de los escenarios y ante la posible desaparición de artistas cargando la suerte frente a la muerte, en el centro de una tarde de sol, aunque centenares en los potreros pateen una pelota para allá y para acá, tendríamos que parafrasear a Boggart, para decir que aun sin toros en la Ciudad de México, ¨Siempre tendremos Cinco Villas¨   


REMATE QUE LA ARMARÁ Mientras tanto lo más sensato es que El Juli sea reconocido en  lo que vale para que aparezca como base de los carteles sobre los que  gire la Fiesta en México. Mientras aparece el Valido. 

sábado, 13 de febrero de 2016

LA FRAGILIDAD DE JOSÉ TOMÁS





PITÓN DERECHO La convocatoria de la tarde de toros, ésa la que todos esperábamos, incluía varias promesas, para todos los gustos. Yo acudí a ver dos formas de concebir el toreo: La quietud humana recogiendo el aroma de la muerte en los cuernos del toro y la festividad de pies alados frente a sus embestidas. Para otros, se trataba del enfrenamiento de un español y un mexicano.

PITÓN IZQUIERDO También la tarde acogió a miles de aficionados esperanzados que a finalizar la corrida, iba a quedar demostrado que José Tomás no era ¨Ni muy muy, ni tan tan¨, como dicen mis nietos burlescos.

LA CABEZA ARRIBA En la alturas el cielo hizo lo más que pudo y barrió las amenazas. Horas antes el público como los concertistas, afinando las gargantas y desbordando de murmullos el inmenso tazón.

POR FIN Cuando abre Cuadrillas los brazos y ofrece a la tarde los toreros, cambia la curva del rumor y  obliga la vista colectiva al mismo rumbo. ¨Ahora ¨, pensarán algunos: ¨a ver de qué color tiñe el verde¨ Se hace necesaria la bota. Los toreros con el sol de frente; el Óle gigantesco aligera un poco la carga acumulada por meses. La bota cumple.

PITÓN DERECHO En la primera verónica del toro en su vida y la del torero en la temporada nos bombea en las sienes la inminencia del arte efímero de José Tomás. José Tomás hace navegar el capote frente a él y  se da la inminencia de la cornada sobre la quietud del muslo, junto con la intensa lentitud de los brazos, en los medios. Óle.

PITÓN IZQUIERDO No experimentamos mucho esa quietud humana rozando la fiereza porque no salieron bravos los toros. Su nobleza apenas los empujaba. José Tomás tuvo que acompasar el viaje, no templarlo. Joselito si se enfiestó porque le tocó el mejor lote.

PITÓN DERECHO El físico de José Tomás se percibe endeble. Esta tarde como todas las suyas, asusta porque su talante es la fragilidad y lo hace al borde de lo quebradizo. Se para, sin pisarlo, sobre un cristal en cualquier momento puede astillarse. En el momento de destellar el pase es más inminente el escalofrío. Ese es el talento de su toreo, tan lúcido, tan lento, tan sin suelazos. Bien sabe uno de lo frágil que es su estética. A mitad de cualquier óle el toro nos abatirá a todos con una cornada. El cristal puede facturar toda la tarde. La intensa lentitud de su temple no soporta el desvío del cuerno, el arte se desploma en seguimiento al cuerpo derrumbado, que muerde  el polvo.

PITÓN IZQUIERDO José Tomás bajo las pezuñas afiladas.  

PITÓN DERECHO Los peones tardan en llegar a los medios donde se le han dado ventajas al toro. Levantan el flácido cuerpo. Enhiesta la fragilidad, vuelve a ligarse con los cuernos. ¨Lo hieren porque se pone donde no debe.¨ ¿Quién lo niega? En pocos toreros el arte y la muerte parecen apretarse tanto en la Unidad del Temple.

PITÓN IZQUIERDO Al final de la tarde del 31 de enero de 2016, todos obtuvimos lo que codiciamos. El mismo José Tomás mantuvo su señorío en La Montaña Mágica.

PITÓN DERECHO El valle que visito para ver torear tiene dos eminencias, muy alejadas una de la otra. El Monte Taurus ocupada por El Juli y la Montaña Mágica, de José Tomás. En La Montaña Mágica parece que, como en la de Thomas Mann, el tiempo reposa y no transcurre como el trincherazo de El Pana que todavía está ahí, o las verónicas de Manolo, el par al cambio de El Calesero.

PITÓN IZQUIERDO Los actuales dueños de la Región más Lenta de la Tauromaquia, habituales de las laderas Cagancho, De Paula, Gitanillo de Triana. Manolo, Camino,  El Pana. Morante de la Puebla. Y Por supuesto, el titular José Tomás son los que fascinan al aficionado que incursiona por sus laderas y desfiladeros.  En este espacio los  señores del embrujo se han sucedido en su señorío mágico. Algunos han perdurado luengos años, otros, lo  han hecho por una sola tarde, los menos, por un solo pase. Todos, eso sí, cuando ejercen, arrasan a los demás toreros.   

PITÓN DERECHO No hubo tal demolición de El Mito. Siete orejas en Las Ventas, en dos días seguidos, las orejas en Nimes,  la sinfonía  de Juriquilla, Aguascalientes (aquel pase eterno que duró 6 segundos), esas vetas no se agotan por una mala tarde. A José Tomás, El Adusto,  lo pueden arrumbar para siempre por una mala o muchas malas tardes, pero su Mito nos vería  pasar a todos.

PITÓN IZQUIERDO Los cuernos de Islero, de Avispado ¿Su confinamiento acabó con el mito de Manolete, de Paquirri ? La exposición que hizo Miguelín de ¨los toros¨ de Benítez, la misma saña de Navalón, ¿mellaron en algo el Mito El Cordobés? El gigante Anteo se fortalecía con los azotes que buscaban abatirlo.


RECORTE FINAL El Mito parece afinarse con las rechiflas.