Follow by Email

lunes, 27 de abril de 2015

HIJOS BELLOS DE LA FIESTA

PASE DE TANTEO Cuando a Alejandro Dumas le reprochaban que las andanzas de sus personajes ¨históricos¨ no eran sino sabrosas invenciones suyas y que tamañas proezas carecían de documentos fehacientes,  el autor se defendía diciendo que si bien era cierto que él violaba la Historia, sus detractores tenían que aceptar que con tales violaciones, le había hecho, a la Historia, hijos muy bellos.

¡AL TORO! En el mundo de los toros, ojalá pudiéramos atrapar a la caterva formada por empresarios mezquinos y parciales, comentaristas que toman dictado, ganaderos apoltronados en la mina de oro que es el trapío dócil, toreros cebados en la teatralidad y pedigüeños de orejas. Aficionados conocedores de muchas plazas y ninguna de sus taquillas, reventadores comisionados, subalternos duchos en colisionar toros y desactivar los diamantes.

PITÓN DERECHO Una vez asegurada pandilla tal, los enfrentaríamos a la pregunta: ¿Cuáles son los hijos bellos que le han dado a la Fiesta, con tantas violaciones? (Si fueran honestos y quisieran contestar, pudiera ser que se entramparan el resto de su vida, hincados a porta gayola frente a la oscuridad, porque no saldrá nada por Toriles.)

PITÓN IZQUIERDO Luego aprehenderíamos a los revendedores y los Usías, ambos prestanombres de la empresa, a los arrogantes carpetovetónicos, también a los críticos poncianistas y demás reclutas de la gavilla Lesa Fiesta, aunque algunos de ellos sólo aportan granitos de arena hay otros que echan rebosantes paladas de porquerías y todos son ultrajantes de la Fiesta.

PITÓN DERECHO Una vez acorralados les soltaría la misma pregunta: ¿Cuáles son los hijos bellos que le han dado a la Fiesta, con tantas violaciones? (Si fueran honestos y quisieran contestar, pudiera ser que se entramparan el resto de su vida hincados a porta gayola frente a la oscuridad, porque no saldrá nada por Toriles.)

PITÓN IZQUIERDO Pero hay otro ambiente de salud; el alivio nos espera en tantos lugares del mundo taurino, que hemos de ir allá donde la Fiesta es tratada con respeto y diligencia.

PITÓN DERECHO Por enésima vez estuvimos en Cinco Villas, en el Estado de México, vivero de novilleros que se enfrentan a animales en puntas, dentro de todo el protocolo formal de la tradición centenaria. Además, las entradas benefician un asilo infantil. ¡Óle, Luis Marco, Lucero Domínguez, El Maletilla Cristóbal, Manuel Gutiérrez, Héctor Gabriel!    

PITÓN IZQUIERDO El domingo 4 de enero conocimos la plaza de Tepeapulco, techada; construcción sólida. Una sola entrada para cuadrillas, toriles, picadores, arrastre y en su caso, salida en hombros. Pero con la seriedad evidente en el hecho que el encierro completo fue sustituido días antes ¨por respeto a los aficionados¨ según se anunció a la entrada. Toros con presencia para Padilla, El Zapata, Joselito Adame.

PITÓN DERECHO Qué decir de La Petatera, una plaza más famosa que visitada. Petate es la palabra prehispánica que significa estera. La estructura de esta plaza está hecha con troncos, barrotes, tablas que se complementan con petates, cada año. Eso significa que, prácticamente, los lugareños estrenan plaza cada feria, porque la arman semanas antes. Es una plaza sui generis, que no tiene callejón, aunque sí burladeros. La falta de callejón permite a los poseedores de espacios exclusivos, ver la corrida a ras de arena, entre los troncos horizontales y barrotes. El techo que los protege aloja la sillería de sus invitados. La mitad de los asistentes aprecian los dos volcanes del paisaje local, uno de los cuales echa fumarolas intermitentes mientras que el otro, solemne, se corona de nieve. ¡Estar aquí es hincharse de aire fresco! El 16 de febrero vimos torear a Talavante, Adame, El Calita.

PITÓN IZQUIERDO Fuimos a un festival en Huichapan, Hidalgo, el domingo 12 de abril. Toreaba entre otros, un nuestro amigo en esa pequeña población de raíz Otomí. Se trataba de la feria regional dedicada al Señor del Calvario. El puro viaje por tierra bien valdría una narración. Don Adrián, compañero de asiento en el autobús y perceptible gourmand de birria con cebolla y cilantro,  me instruyó que si mi amigo mostraba valor, yo le gritara ¡shara-boica!; en caso contrario sería ¡shara-duse!

PITÓN DERECHO Todo el aforo fue de cortesía y los animales de casta y el desarrollo del evento, justo, divertido y reglamentario. A la hora de su desempeño Humberto Ruiz, mi amigo aficionado, mereció óles míos, que tuve que reciclar porque no me vino a la garganta la somera lección de lengua regional. ¡Shara-boica, Humberto! y también  ¡Shara-boica, Huichapan!


RECORTE FINAL Plazas como 5 Villas, Huichapan, La Petatera, Tepeapulco y muchas otras, dan oportunidad para reconciliarnos con la Fiesta y tal como figuró el monasterio de Cluny, de la Francia medieval como vivero de la Fe, estos ruedos también son refugios de la autenticidad, del gusto, la tradición, el respeto y hasta cariño festivo por la Fiesta.