Follow by Email

viernes, 31 de octubre de 2014

VICTUS, Barcelona 1714



TOQUE DESDE LEJOS Leer esta novela es abordar un libro de doble travesía; la primera nos lleva con sus páginas hinchadas de inspiración, siglos atrás, hacia el asedio de Barcelona que culminó en 1714, durante la guerra  de sucesión monárquica. Luego, tal vez sin la intención franca de su autor Albert Sánchez Piñol, el segundo trecho nos trae al 2014, también a Barcelona la bella, que encontramos bajo otro tipo de asedio, que ya significó la enésima frustración en su entrañable afán independentista.

RECOGER AL TORO La analogía que nos insinúa Sánchez Piñol, puede ir más allá del muy visible doble fallido acto. Mas esta página cibernética carece de información para proceder a imaginarla. Por ejemplo: aquellos miqueletes, los estrategas de la defensa, los botifleros, las legiones de heroínas y héroes y el grupo catalán que estableció la alianza con la pérfida Albión, hace trescientos años  ¿en quienes reencarnaron?  ¿Y Villarroel? ¿Y el seny? ¿Y Nan, Anfán y sobre todo, Amelis? ¿La mismísima Crida comparte la genealogía legalista y psicológica con el  Referéndum?

TAPÁNDOSE Hay que esperar otra novela genial. Venga.  

¡AL TORO, AL TORO! La anterior parrafada tiene cabida entre estos pitones, por dos razones: primera: la agenda de la separación de España incluye la abolición de la fiesta de los toros; una de esas  costumbres populares que están de más en el ideal de la independencia catalana, y la otra razón es que hablar de toros es nuestro gusto.

 PITÓN DERECHO Como recordarán los taurinos y los anti taurinos La Fiesta fue prohibida el año pasado en Barcelona. A partir del hecho afloró más el júbilo de los que disfrutaron el chasquido de una liga reventada que los ceñía a España, que la algarabía de los animalistas que fue mínima, tal vez porque la industria de los artículos y alimentos de origen vacuno no aminoró el tableteo de sus certeros  Pistones Cautivos.

PITÓN IZQUIERDO Otro asunto para armar la analogía, ¿Cuáles serían los pormenores equivalentes a la alianza con la Pérfida en el siglo XVIII, con la que tal vez se pactó en este siglo con los ecologistas animalistas, para librarse de la Fiesta Nacional de España? En fin, en el cubil del sospechosismo, uno de nuestros deportes nacionales, se oye que los toros se presentan, en todo el mundo  como La Fiesta Nacional Española y entonces los separatistas catalanes la repudiaron ya que al prohibirla, cercenaban, según ellos, un garfio de la metrópoli. Por supuesto los ecologistas, polizontes de un viaje que apenas prorratearon, están que se desbordan.

PITÓN DERECHO Hace 300 años a miles de beligerantes y civiles les acortaron sus vidas. Es la bienvenida diferencia con el actual asedio de Barcelona; todos sobrevivieron VICTUS Barcelona 2014. Aquellos creyeron que con sus vidas lograrían la paz pero, como lo escribió Sánchez Piñol, sólo los que mueren en batalla ven el fin de la guerra; los que se salvan tienen que vivir con el presagio de la siguiente.

PITÓN IZQUIERDO Con el tiempo aumentará la intensidad de la reyerta por la independencia, o tal vez amainará, pero no se extinguirá antes del Juicio Final. No se puede adivinar la colocación, a corto plazo, que haga el azar de las piezas revueltas; o si haya un pliego ya grabado que develará el mensaje al final de los calendarios. Se desconoce La Palabra que se dictará a la sufrida y eficiente Waltraud pero lo que escriba en la última página, como siempre ha pasado en los textos de La Historia, no dibujará sonrisas en todos los labios.


RECORTE CON DESPLANTE Antes hubiéramos pedido que el asedio no fuera esos donde pagan justos por pecadores, pero ahora, con la globalizada jerga de los belicistas empedernidos dados a los eufemismos, nuestro deseo es que La Fiesta en Barcelona no sea un daño colateral de la pugna del 2014. Órale.