Follow by Email

martes, 16 de septiembre de 2014

TRES MARÍAS

PITÓN DERECHO Tal como las figuras del toreo ascienden al Grupo Especial por su arte, técnica y valor, también debería crearse un Grupo Especial para las bibliotecas taurómacas del planeta, como aprecio a la singularidad de las piezas guardadas, la cantidad y la diversidad de ellas y un sistema para el crecimiento indefinido de su acervo.

PITÓN IZQUIERDO Habría que echarse un interesantísimo periplo para conocer los tesoros encuadernados que existen en Colombia, Ecuador, Estados Unidos, España, Francia, México, Perú, Portugal, Venezuela.

PITÓN IZQUIERDO, OTRA VEZ Una vez hecho ese Viaje Alrededor del Mundo Taurino en Ochenta Bibliotecas, e integrado ese listado de sitios de excelencia bibliográfica, quedaría inscrito, sin duda alguna, El Centro Cultural y de Convenciones de Tres Marías. Porque además de poseer un muy respetable lote de libros y documentos ha  dispuesto, en unas salas contiguas a la biblioteca, una colección de pinturas y piezas taurinas del mundo entero.

PITÓN DERECHO El Centro Cultural y de Convenciones de Tres Marías, creación de Marco Antonio Ramírez Villalón, está posado en un sistema de verdes colinas cercanas a Morelia, del Estado de Michoacán. Lo identifica un dibujo con las iniciales CCC y MMM que formaron, una vez pasado por el talento del diseñador, una mariposa que hace alusión a las célebres Monarcas; aquellas del asombroso peregrinaje aéreo anual que, después de miles de kilómetros, baten sus alas en los bosques de los santuarios de El Rosario y Chincuac, también en el estado de Michoacán.

PITÓN IZQUIERDO El jardín del Centro de Convenciones es un prólogo a lo que después veremos: Un broncíneo toro esculpido por Humberto Peraza, parece embestir a otro toro hecho con placas metálicas rojas y obra de Salvador Manzano y que parece esperarlo, a cuarenta metros. Tal embestida insinuada es una franca alegoría de lo que vive La Fiesta: lo tradicional que se encara a lo contemporáneo. Cada escultura siente que su derecho territorial está  amenazado; el toro tradicional porque el tiempo legitima ritos, usos y costumbres; el toro contemporáneo porque se trata de ¨renovarse o morir¨.  

PITÓN DERECHO Ya dentro del edificio está un caballo colosal –casi troyano-- de Botero que separa con su mole broncínea las respectivas entradas: a la biblioteca y al museo. Las dos puertas parecen invitar al coloso. El amplio vestíbulo está flanqueado con pinturas murales: Derribo y Quite, de Manuel Rangel y Noche de Libros, una alucinante obra de Rafael Sánchez de Icaza, que pinta los libros que lee el Quijote como entes que al volar truecan sus pastas y hojas en toros multicolores. De nuevo: la tradición y la contemporaneidad. Nos detiene una hilera de banderas correspondientes a las naciones donde se practica el llamado arte de Cúchares.
 ENGANCHÓN  A propósito, las frecuentes corridas incruentas en California y Nevada y el casi centenar de peñas taurinas en los EUA, ¿No serían merecedoras de un reconocimiento colocando la bandera de las Barras y Estrellas, en Tres Marías?

PITÓN IZQUIERDO Los Bibliófilos Taurinos de México muy distinguidos por la invitación al Centro, cedimos a nuestra vocación y guiados por María Dolores Reyes, nos adentramos a la Biblioteca.

ARREÓN  Lo que nos esperaba.

PITÓN IZQUIERDO La Biblioteca tiene en sus nobles estantes 15 mil títulos y documentos ordenados de la historia taurina mundial. Además, constantemente cosecha los que se van generando en todo el mundo y en varios idiomas. La totalidad los títulos están digitalizados, así como muchas obras y documentos.

PITÓN IZQUIERDO, OTRA VEZ  Cualquier título taurino que uno recuerde está captado en los anaqueles y en la digitalización. Bueno, casi cualquiera. Un manuscrito del Emperador Maximiliano nos avisa de una corrida de toros.

PITÓN DERECHO Las filas de libros evocan ese sabor que sólo las bibliotecas tienen: estar frente a la memoria externa de los hombres. Miles de tomos formados para que uno los consulte a placer y con todo el tiempo y el silencio del mundo. La lectura se hace como si uno estuviera en un silencioso claustro de un castillo taurino; sabedor que los libros reposan a un lado y que no tienen a dónde irse.

ADORNO El sistema de adquisiciones de Tres Marías sigue una subasta electrónica en una ciudad del medio oeste de los EUA. , se trata de un óleo de Ruano LLópis: un toro haciendo una musculosa salida natural, acompañando el vuelo de un sombrero. Salvador García Bolio está atento  a la puja.

PITÓN IZQUIERDO Ya dentro del museo, al lado derecho del cuaco enorme, se exhiben pinturas taurinas originales de Ruano Llópis, Pancho Flores, Roberto Domingo, Dalí, Picasso, Goya, Rivera, Siqueiros y otros. Además de las pinturas se encuentran dibujos, platones de cerámica, barajas, máscaras mortuorias, esculturas, todos sobre temas taurinos de conocidos y algunos (injustamente) desconocidos autores internacionales. Ternos, capotes de brega y de paseo, muletas, estoques  y utilería de Manolete, Manolo, Gaona, Garza, Camino.

PITÓN DERECHO El acondicionamiento de la temperatura y humedad que reciben las obras en las modernas y amplias salas es la garantía de años de disfrute. Unas escaleras eléctricas facilitan las re visitas necesarias a los dos niveles. Los servicios de comedor, cafetería y convenciones están acordes a la calidad con que todo el CCCMMM está diseñado  y construido.

PITÓN IZQUIERDO A diferencia de las Figuras del Grupo Especial a los que en una tarde afortunada el aficionado puede ver hasta tres de ellas, sobre el mismo albero, en el caso de los acervos que atesora la bibliofilia taurina planetaria, se tendría que calendarizar un feriado fuera de la querencia natural para ver sólo uno de ellos. Aún así, valdría la pena.


RECORTE FINAL Después de la comida, nos alcanzó la noticia que la subasta del óleo había sido ganada por el CCCMMM; otro tesoro que compartirá Marco Antonio Ramírez. Órale.