Follow by Email

miércoles, 19 de marzo de 2014

G5, FUERA

PITÓN DERECHO Se extendió una enredadera de intereses en la Feria de Sevilla, 2014. Los integrantes del ahora llamado G5, El Juli, Perera, Talavante, Manzanares y Morante de la Puebla se  negaron a firmar con la empresa actual. Se trata de cinco Figuras que han ganado la notoriedad en los ruedos y quisieron hacerla valer como argumento en la negociación. Además, ninguno carece de cornadas,  que es evidencia fehaciente de que la valentía no se les ha salido por las heridas y que añade autoridad moral a su exigencia.

PITÓN IZQUIERDO La respuesta de la empresa fue hacer el Tancredo. Ahí, sobre su escritorio se colocaron las ofertas que no fueron levantadas por el G5. Las empresas en general y esa en particular, tienen años decidiendo los carteles, porque el empoderamiento de los gerentes es el signo de nuestra era, en todo tipo de negocios. En el que nos ocupa quedan en desventaja los toreros, la afición y  los ganaderos quienes, no pueden competir con los usos y costumbres, artimañas y sigilo de los manipuladores de la mercadotecnia. Se imponen pues, los gerentes porque son sus tiempos. 

PITÓN DERECHO Alguna vez no fue así. Hubo épocas en que mandaban los ganaderos. Ya no más. Ahora el público grueso, que a lo más que llega, y no siempre, es a exigir trapío, supera en número a los aficionados, que exigen bravura. Se quedaron, pues, los ganaderos sin su principal aliado urbano, los admiradores de la bravura. Los criadores de bravo son gente de dehesas y labores en campo abierto bajo el sol, que no son propicias para desarrollar los modos que superen la sutileza de los oficinistas. Llegan encandilados a las negociaciones y caen en el juego de luz y penumbras de las oficinas donde se hacen los arreglos millonarios.

PITÓN IZQUIERDO Podríamos suponer que el G5 y la empresa están conscientes que esa omisión le resta brillo a los carteles; pero aparentemente a la empresa le vale, porque confía que las monedas no se opacarán cuando las retire de las ventanillas electrónicas y de enrejado. Por su lado, los del G5 pueden trazar en su bitácora un largo itinerario 2014 con plazas donde participarán sin menoscabo de nada que no sea el lustre de torear en Sevilla, cuyos aficionados son los principales perdidosos.

PITÓN DERECHO Y aquí hay que detenerse un poco, porque es algo que no pueden ignorar: todavía falta que se haga sentir el contingente de Villamelones, que no tiene vocero, pero cuyo clamor sí alcanza a ser escuchado por quien ocupa la cabina de mando de La Fiesta. Son las filas que forman en las ventanillas las que hacen el negocio apetecible y en ocasiones suculento.

PITÓN IZQUIERDO La mayoría acepta que la Fiesta, en su profundidad emocionante, gravita alrededor del Toro; lo que no todos aceptan es que en cuanto negocio, su apoyo principal son los Villamelones. Éstos no saben el peso que tienen cuando se alborozan porque la montera cae  boca abajo y casi se consternan cuando queda boca arriba; pueden indultar al toro que saltó al callejón. Son poderosos, sin saberlo.

PITÓN IZQUIERDO, OTRA VEZ Se dice que Las Figuras imponen los toros: chicos y dóciles. Que son ellas las que meten gente a la plaza, entonces son quienes deciden qué,  cómo, cuándo y, sobre todo, cuánto. Mhhh. Lo que falta decir es que todo este poderío lo despliegan con la anuencia de los Villamelones. El Toro es el centro de la Fiesta, pero entonces ¿cómo es que sus criadores no aparecen como interlocutores respetados?

PITÓN DERECHO Si los ganaderos no tienen voz ni voto en la sequía de Sevilla, sería sintomática esa omisión, porque nos obligaría a reconocer lastimosamente que sus toros no tienen el protagonismo real, efectivo que todos los amantes de la fiesta le asignan en libros, artículos, tertulias y sesudas pláticas de taberna, tasca, figón, o fonda.

PITÓN DERECHO Si no ocurre este reacomodo de carteles deseado por muchos, entonces será hasta la Feria 2015 cuando podamos medir hasta donde se toleró la sequía de figuras. Porque la emigración taurina a Nimes, a Madrid, Bilbao y hasta a Juriquilla, para ver a las Figuras, no es algo que el aficionado común sevillano pueda obsequiarse fácilmente.

PITÓN IZQUIERDO La única Figura que estaba anunciada y que participaría en dos tardes, Ponce, tampoco lo hará por el percance de Valencia, entonces es la oportunidad para los que ocupan las laderas del Monte Taurus y de la Montaña Mágica lo hagan, con menoscabo de la excelencia, no del valor ni técnica u ocasional torería.

PITÓN IZQUIERDO Hay dos eventos que compensarán a los aficionados que puedan darse el gustillo. Ya se sabe que El Juli toreará Miuras, en Nimes. José Tomás (quien por su genio solitario personifica el G1), reaparecerá en Juriquilla, Querétaro, con toros de Los Encinos y de Fernando de La Mora.  Aunque José Tomás ya tiene una década de no pisar la Maestranza, por lo que difícilmente lo extrañan, el resto del mundo taurino añora verlo porque no toreó durante el 2013. Se trata de una reaparición que hace del de Galapagar el torero que más frecuentemente ¨reaparece¨.


REMATE El Juli con Miuras en Nimes. Plantearemos la frase: ¿Para El Juli, Nimes y Miuras le dan tanto brillo como una Feria en La Maestranza? Y José Tomás lleva una década alejado de Sevilla.Su encerrona en Nimes en septiembre del 12, para su renombre ¿valdría las diez Ferias de Sevilla?  ¿Y su reaparición en Juriquilla, Querétaro? Órale.