Follow by Email

viernes, 28 de diciembre de 2012

VEINTE TOROS DE MARTÍNEZ




PITON DERECHO Es el nombre de la obra de Luis Fernández Salcedo, bisnieto de Vicente Martínez. Su lectura es amena por la variedad de experiencias que ofrece y la espontaneidad en los diálogos, tan sabrosos y provechosos. Relata los avatares de la sangre de los Martínez, en 20 pupilos toreados con y sin éxito por las figuras de la época. Los 20 fueron lidiados desde 1911 hasta 1933. Por ese acotamiento de fechas, no se narra la lidia de Clavelito, el 26 de julio de 1934, cuando en Barcelona, Armillita hizo la Faena incomparable en una fecha que los poncianistas y los carpetovetónicos, celebran o ignoran, según sea el caso.

PITÓN IZQUIERDO Se encerraría Joselito con seis de Martínez y visita la dehesa para inspeccionar los toros. Aquí se ve, según se relata, el peso que tenía el ganadero porque era él y no la figura ni sus adláteres, quien decidía cómo integrar el encierro. Y pese a las reticencias de Joselito se impuso mayoritariamente el ganadero, aunque si hubo espacio para sustituir alguno de los objetados por el de Gelvez, para la encerrona en Madrid el 3 de julio de 1911.

PITON DERECHO Aunque serían seis los toros de Martínez, lidiados por Gallito en esa fecha, para fines del libro, sólo cuenta uno, ¨Presumido¨. Joselito había objetado dos berrendos porque quería sólo negros, y ¡se impuso el ganadero! Pero a la hora de lidiarlos a ambos les hizo buenas faenas y  cortó una oreja al nombrado Presumido. Un séptimo toro, que Joselito agregó pesar de la opinión del ganadero, el nombrado Mulato, resultó el único manso de la tarde.

PITÓN IZQUIERDO Relata Luis Fernández Salcedo que también el otro berrendo, Nevadito, debió ser desorejado ya que fue toreado con el sello de la casa. Esto es, los dos berrendos que Joselito había aceptado a regañadientes, fueron los que mejor oportunidad le dieron para realizar su estética. En cambio el que  escogió libremente no se prestó al juego esperado.

PITON DERECHO Resulta interesante cotejar esas dos decisiones de Joselito con lo que señala Francisco Montes, ¨Paquiro¨ en su tauromaquia, escrita cuando menos medio siglo antes. Ahí el chiclanero dice que la pinta del toro tiene poco o nada que ver con su desempeño. Pero Joselito se opone a que se lidien los berrendos, aunque Martínez se impone y salen los dos.

PITÓN IZQUIERDO También Paquiro al definir el trapío dice que el toro lo tiene cuando, entre otras características, luce cuernos cortos, fuertes y negros, mas Joselito quiere bajar a uno del encierro precisamente por la cornicortedad.

PITON DERECHO En la misma crónica nos enteramos que Joselito sabía cumplir con su papel de Director de Lidia, responsabilidad que pocos actualmente asumen. Díganlo si no, los frecuentes ¨herraderos¨ que se organizan cuando algún incidente convoca a todos a la arena. Los capotazos, las carreritas, los gritos, las espantadas y algunas veces las cornadas, se producen por falta de una dirección  de lidia,  que le corresponde al que ostente la alternativa más antigua.

PITÓN IZQUIERDO Hay también un hermoso episodio de generosidad,  de compañerismo entre la Figura y uno de sus banderilleros. Joselito pone un par del que sale comprometido y luego invita a su subalterno Blanquet, quien le hizo el quite, a que pusiera un par mientras que Joselito en el papel de peón se mantiene atento para, si es necesario, corresponder al desahogo con tanta oportunidad recibido.

PITON DERECHO Esta narración tiene uno de sus momentos más sorprendentes cuando se hace referencia que en los siete toros Joselito hizo veintiséis quites diferentes. Debió ser un espectáculo estupendo, vedado a partir del 29 cuando aparecieron los petos. ¿Veintiséis quites diferentes? El aficionado del Siglo XXI no puede imaginar.  

RECORTE FINAL ¿Y si puede uno imaginar a una Figura de la actualidad a la que no se le permitiera escoger sus toros?  

viernes, 14 de diciembre de 2012

LAS NUEVAS GENERACIONES


PITÓN DERECHO Recientemente en la remembranza que se hizo de Pepe Alameda por el centenario de su natalicio, uno de los expositores se dolió porque desde donde estaba él, sólo se veía una cordillera nevada, lo que significaba que las nuevas generaciones no estaban presentes.

CORRIGIENDO Aunque eso de ¨cordillera nevada¨ es un añadido nuestro, el expositor sí se dolió a la ausencia de los zaínos (Ídem), lo que se ha convertido en lo que parece ser la nota imperante entre los círculos taurinos: ¿Dónde se encuentra la generación relevo de quienes vamos de salida?

PITÓN IZQUIERDO Para explicar la ¨ausencia¨ se hace responsable a las empresas, a las figuras, a los ganaderos, a los aficionados, a los medios, a los ciudadanos de Villa Melón, a las consecuencias de las broncas en los túneles, a los jueces de plaza, a los anti taurinos, a la globalización, a todos menos a los novilleros, ni a los extraterrestres.

PITÓN IZQUIERDO, OTRA VEZ Lo que significa que la ausencia de aficionados es un asunto de ¨los tiempos que corren.¨ Lo que, a su vez, significa que es competencia de todos los ya mencionados quienes con mayor o menor peso específico influimos en el estado actual de la Fiesta, porque todos vivimos en ¨los tiempos que corren¨.
PITÓN DERECHO El asunto se reduce a la pregunta: ¿dónde están los aficionados de la nueva generación?

PITÓN IZQUIERDO Podemos asegurar que ya están aquí los aficionados que van a comparar las verónicas de José Tomás con las que dará un torero que todavía no ha nacido. Lo que pasa es que quisiéramos que fueran miles esos taurófilos de la nueva generación y que los viéramos en eventos que a nosotros nos atraen.

PITÓN DERECHO ¿Cómo aparecen los nuevos aficionados? Tal vez el factor más frecuente es nacer dentro de una familia taurófila o al menos una que no sea contraria. También ayuda mucho tener cierta reticencia, que tal vez debiera ser repugnancia, a los espectáculos donde hay más competencia y calidad en lo que ¨dicen¨ y se publica, que en lo que se ve.

PITÓN IZQUIERDO Luego habría otra fuente de suministro: Ya que de la tauromaquia se han ocupado y ocupan pintores, literatos, escultores, poetas, cineastas, dibujantes, estamos en la posibilidad de vislumbrar (En inglés es ¨wishful thinking¨, en español sería ¨ganas tienes¨), posibilidad de vislumbrar, decíamos, cómo algunos escultores, poetas, pintores, músicos, literatos, dibujantes, cineastas descubrirán, en su momento misterioso, la tauromaquia como asunto estético y se harán en consecuencia, aficionados. Esto es, algunos de los que poblarán los tendidos en el futuro llegarán por otros atajos artísticos y no por una afición directamente fomentada.

PITÓN DERECHO Tenemos, pues, futuras generaciones ya en proceso. Pero ¿qué tauromaquia verán? ¿Cuál diferencia tendrá el festejo con respecto al que ahora disfrutamos? ¿¨Agarrará monte¨ la Fiesta? Si todo el mundo taurómaco está de acuerdo que el Toro es la Fiesta, ¿Cómo podemos saber cómo será la fiesta de las futuras generaciones, si no sabemos cómo será el toro de, digamos, unos cincuenta años más?

PITÓN IZQUIERDO Por mucho que los comentadores de la fiesta hablen de su decadencia o de su recuperación, no podemos pronosticar razonablemente, porque no sabemos qué toro van a criar los ganaderos en el futuro. ¿Qué alimentos tendrán los criadores a su disposición, qué arreglos genéticos habrán de manipular? ¿Podrán clonar toros de indulto? ¿Cuáles gustos serán los imperantes entre los aficionados cuyos abuelos actualmente son adolescentes? 

PITÓN DERECHO ¿Los anti taurinos, como la reventa y los villamelones, seguirán siendo males necesarios? ¿El sorteo será de ganaderías? Si hace cien años las faenas podían ser de dos o tres pases y las actuales son de decenas ¿las futuras volverán a lo parco?

PITÓN IZQUIERDO Luego, las futuras generaciones ¿verán reducirse el riesgo que actualmente corren los toreros? Los adelantos científicos, particularmente en la medicina reconstructiva, no parecen tener límite y sin embargo, la presencia del toro con kilos y cornamenta y el peligro consiguiente, no debe desaparecer porque le quitaría el componente indispensable a la Fiesta.

REMATE Mientras tanto esperamos que Calafia vuelva por sus fueros.