Follow by Email

martes, 23 de octubre de 2012

CIERRA SAN FRANCISCO

PITÓN DERECHO Termina la Feria de San Francisco 2012 con tres cuartos de entrada, que nos parece que queda debajo de lo que merecía tamaño cartel, asimismo inexplicable porque hay una veintena de ganaderías bravas en Hidalgo, lo que implica gente comprometida. Además, la afición hidalguense es entusiasta, la tarde soleada, con poco viento, toros de Mimiahuapan y la cercanía del DF.

PITÓN IZQUIERDO Los nombres de los ocho toros compusieron una despedida de cariño: Personaje Non. Siempre Alegre. Pepito Pepe. Corazón Grande. Inolvidable. Hermano Querido. Te recordaré. El azar no redacta tan bien los adioses. El primer toro de Saldívar (4º de la tarde), llevó un nombre raro: Cañandunga.

PITÓN DERECHO Vaya estampa del primero que fue para el Rejoneador Leonardo Hernández. Entre aplausos dio sus primeras vueltas y entre chiflidos los primeros cites del caballo, porque se quedaba sin toro. Pero cuando los peones desplegaban los capotes, atacaba con clase y bravura. ¡Que buen toro hubiera sido para los de a pie! Aunque se compuso algo durante la lidia no lució el rejoneador. La nobleza del toro quedó demostrada cuando tuvo prensado al caballo contra la barrera: no se vio la saña para herir. En su segundo el jinete mostró que clava sobre el estribo, es creativo y no tuvo suerte.

PITÓN IZQUIERDO El Zapata, en lo suyo. Tiene la consistencia de los maestros; tarde con tarde muestra la técnica, las ganas y asusta con su valor. Su primero fue protestado tal vez por compararlo con el anterior y a pesar de haber pasado con media puya, enganchó al diestro de la taleguilla y le hizo girar dos veces en el aire como molino de viento. Luego del costalazo, lo buscó. Se salvó Uriel Moreno y nos dio una demostración de enjundia. Una oreja. A su segundo tuvo que torearlo con otro traje. Le dio unas chicuelinas de las que sobresalió la primera, que fue a la altura de los muslos. Óle. El picador Morales recibió aplausos merecidos. Dos orejas.

PITÓN DERECHO Talavante empezó con el primor de sus verónicas. Auguraba más, pero no fue así. Los banderilleros olvidables. Luego con muleta bajaba de más la mano y nos quedó la impresión que no entendió al toro y que no quiso bregar. Con su segundo dio muestra de lo que es el mando, a pesar que La Bella Airosa empezó a hacerle honor al apodo. Talavante con las verónicas, los doblones suaves y la izquierda prodigiosa y la derecha no se diga, mandó las embestidas como los privilegiados lo hacen. Una oreja muy merecida que pocos pidieron, tal vez por el pinchazo.

PITÓN IZQUIERDO Saldívar empezó con verónicas templadas muy a su estilo elegante. Los derechazos con la muleta, superiores. Los naturales luminosos y con tanto mando que el aire no pudo desmerecerlos. Nos obsequió una tanda con la derecha que para rematarla, cambió de mano y termino con un natural. Tal vez el pase más memorable de la Feria. Óle.

PITÓN DERECHO En su segundo las cosas no pasaron de unas verónicas y un recorte decoroso. En cambio en la faena nos halagó con una colección de naturales y derechazos. En cada pase dejaba al toro donde tenía que recogerlo con el siguiente. Qué bien hilvana las tandas. Eso lo dominan pocos toreros. Las facultades de Saldívar auguran otra figura mexicana. Una afición como la hidalguense y una empresa con ese ímpetu, bien que la merecen.

RECORTE FINAL Una tarde, narrada en este espacio, Talavante engastó arrucinas con vitolinas en hermosas evoluciones, ante un toro serio. Lo hizo, para deleite de miles, varias veces. Esas talavantinas parecieron que iban a reaparecer e iluminar la tarde, la feria, la temporada pero todo quedó en una arrucina superior.




sábado, 20 de octubre de 2012

3ª DE SAN FRANCISCO



PITÓN DERECHO Cuarto festival taurino y tercera corrida de la Feria de San Francisco. La asistencia fue mejor que la de la tarde anterior cuando se corrieron novillos. Ahora anunciaron toros de Boquilla del Carmen para El Zapata, El Capea, El Cejas y uno sin apodo: Luis Gallardo. El encierro mantuvo el ambiente festivo con su presencia.




PITÓN IZQUIERDO El Zapata recibió a Violinista con verónicas buenas y un remate que no desmereció. Colocó las banderillas con su destreza usual. Bien con la muleta y pinchó un buen rato. Con Paste interpretó  con el capote una versión del imposible de Antonio Campos. Buenas verónicas rematadas con media y revolera, a su estilo. Tres pares en la misma salida. Un cambio por la espalda. Derechazos y una dosantina. Lo mejor un molinete seguido de un derechazo, sin enmienda y con temple. El manejo con la izquierda fue sin mucha  convicción. Una oreja.
PITÓN DERECHO El Capea torero español que no provoca el poncianismo (Por Ponciano Díaz, no por Enrique Ponce), hace las cosas bien. Dos largas cambiadas de rodillas, luego chicuelinas, tafalleras. Con la muleta torea a Guitarrista a media altura atendiendo su débil condición. Estoconazo. Orejas.  A su segundo lo trató con suavidad, tersamente, sin sobresaltos. Y eso que se llamaba Bandolero. Animal noble, lento que recibió media puya y una estocada fulminante. Orejas.
PITÓN IZQUIERDO El Cejas le dio a Minero tres verónicas y una media, de rodillas. Luego hizo alarde de capa ligando saltillera, caleserina, gaonera, tafallera y qué sé yo. Echó a perder con la espada y recibió dos avisos. Con Artista le fue mejor, sobre todo con la muleta en la derecha y recibió una oreja e inventó una salida con el ganadero.  
PITÓN DERECHO Luis Gallardo tiene el talento de la lentitud, algo ajena a la embestida porque frecuentemente le puntean el engaño. A Samperio le dio verónicas de trámite y se dobló de rodillas tal vez sin necesidad porque el toro era lento y noble. Pinchó. Con Pianista no le fue mejor. Sin notarse la estructura de la faena, dio naturales buenos, algo separados. Otra tanda de naturales con enmienda, al toro aquerenciado. Pinchó.
RECORTE FINAL La última corrida de la feria será el domingo 21 y entusiasma con Talavante, El Zapata y Arturo Saldívar, toros de (San Miguel de) Mimiahuapan (San Mateo). Alejandro Talavante que está llamado a modificar la actual repartición de fechas del calendario taurino. El Zapata que no se arredra en ninguna tarde y Arturo Saldívar que no desmerece un ápice ante los prometedores, ni ante los consagrados. Órale. 

miércoles, 17 de octubre de 2012

NOVILLADA DE SAN FRANCISCO

PITÓN DERECHO Antonio Lomelín, ahora desparecido, no dejó una sola tarde sin exhibir su valentía que con frecuencia la llevaba a la temeridad. Quienes lo vimos torear no podemos recordarlo sin un escalofrío. Hace unos diez años toreó en la Vicente Segura. Ya tenía la nombradía de osado por sus desplantes ante los toros. La proeza más recordada es aquella en que, en una corrida en La México, un toro le desenredó los intestinos y el diestro los regresó a su sitio con sus propias manos, mientras llegaban las asistencias.

PITÓN IZQUIERDO Pero aquella tarde en Pachuca Antonio Lomelín se enfrentaría a una situación insólita. Estando en el callejón esperando su turno, un niño de once años bajó de las gradas y le dijo a gritos infantiles: ¨Yo estoy en la escuela con un hijo tuyo¨ Lomelín se interesó y recogió los datos ofrecidos por el compañerito de escuela de su hijo; a partir de entonces se recortaron las distancias de algún distanciamiento familiar, que no es tema taurino.

PITÓN DERECHO En esta novillada del 13 de octubre de 2012, diez años después, es otra cosa. La tarde es soleada y la multitud se apretuja en los tendidos de sombra. En la Vicente Segura están anunciados un rejoneador, un grupo de forcados y tres novilleros, uno de cuales es precisamente Antonio Lomelín. En las gradas, Max Dávila cuya inocencia restableció la relación familiar, ahora con diez años más al igual que Antonio, se prepara para observar a su amigo enfrentarse a dos novillos.

PITÓN IZQUIERDO En su primero muy pegajoso, Antonio dio una media verónica muy recordable. Con la muleta tuvo que defenderse y recibió avisos. En su segundo pudo sacar algo de arte con la capa; en el tercer tercio, si nos acercó a su estética con dos cambiados y pases con la derecha, con mando. Sobresalió un natural autoritario. Pinchó. Con el primero del alternante Jaime Martínez escenificó dos chicuelinas buenas, rematadas superiormente.

PITÓN DERECHO Si su padre nos consternaba con el arrojo escalofriante, su hijo el novillero Lomelín, de acuerdo con lo visto, lo hará con su estética. Así como la dinastía Silveti vino desde el valor de Juan Sin Miedo y pasó por la técnica de Juanito, luego maduró en Ética, Patética y Estética con el Rey David y que ahora florece todo en Diego Silveti, en el caso de la corta dinastía de los Lomelín parece que se pasará directamente de la temeridad del padre a la estética el hijo. Ojalá. En la foto el autor con Héctor y Max Dávila.

PITÓN IZQUIERDO Resto de la novillada: el rejoneador Lecumberri no tuvo suerte con su primero y regaló un segundo que no anunció cuando debía: antes de la faena del último de tarde. Le fueron mejor las cosas, pero mató mal. Los forcados sobrevivientes de tres encontronazos, muy valientes. El primero algo apretado no era para pegas. Además iba con la cara en alto. Las doce forcas, que son garrochas rematadas con una U metálica y que precisamente dan el nombre los forcados, dieron lucimiento a la tarde.
PITÓN DERECHO Xavier Gallardo no pudo con el ¨Güero¨ pegajoso que le arrollaba el engaño. Lo pinchó. Luego en su segundo apenas se hizo presente con algunas verónicas y una buena estocada, después de un pinchazo. Jaime Martínez es de buenas hechuras, tiene lógicamente, la avidez de novillero que necesita sosegarse para florecer. Se dobla bien y mostró mando con la muleta, sobre todo en su segundo. Pinchó en sus dos.

PITÓN IZQUIERDO Los novillos de Heriberto Rodríguez y de La Concepción, a pesar de sus características difíciles, no llevaron con empujones por la Calle de la Amargura a ninguno de los alternantes, que resolvieron las dificultades decorosamente. Si hubieran sido certeros con el estoque, algunos de los novillos habrían ido al destazador sin orejas.

PITÓN DERECHO A quienes somos primerizos en la Vicente Segura nos llama la atención el silencio con que la afición espera la estocada. Claro, hay aficionados parlanchines que no los hacen guardar el silencio respetuoso que corresponde al momento del sacrificio, pero la gran mayoría sí lo hace. Afortunadamente las asistentes suavizan, con su porte, cualquier resquemor que pudiera surgir por el comportamiento del ¨respetable¨. Óle por la morena.





martes, 9 de octubre de 2012

2ª de Feria San Francisco


PITÓN DERECHO Lupita López dudó para ubicar su lugar en la fila de toreros, justamente antes de que el Cielo Andaluz amenizara la presentación de los alternantes ante la autoridad y el escaso público. La explicación es que, sin estar incluida en los programas difundidos previamente, se presentó en último momento para intercalarse entre los seis diestros ya formados.

PITÓN IZQUIERDO Antes de dejar el capote de paseo, los siete toreros, sus cuadrillas, las autoridades y público recordamos a Mariano Ramos, el charro de Ixtacalco, fallecido el último viernes. En honor suyo uno de los toros lidiados llevó su nombre. Me vienen las imágenes de la faena a Timbalero hecha en La México, inolvidable por la dureza del toro y las bravuras enlazadas de torero y toro. También su participación en la corrida inaugural de Calafia, en Mexicali.

PITÓN DERECHO Asimismo recuerdo un libro de Conchita Cintrón donde nos relata que al final de una tarde de toros en España y en la que participó Ramos, ella encuentra al autor de ¨Los Toros¨ y le pide su opinión sobre la actuación de Mariano Ramos. Dice Conchita que el Maestro Cossío contestó (cito de memoria): ¨Ese se ya puede morir satisfecho¨

PITÓN IZQUIERDO La técnica tan insólita del Maestro Ramos, acreditada a que (es la fama), practicaba exclusivamente con vaquillas ya toreadas, le permitió morir sin haber recibido cornada alguna y eso después de torear durante casi cuatro decenios. También se dice que lo ¨taparon¨ para que no llegara al registro de Manolo de rabos cortados en la México. Sus verónicas eran buganvilias gigantescas.

PITÓN DERECHO Existen estadísticas que nos informan que las veces que alternó con MM cortó más apéndices sin llegar nunca a mandar en la fiesta, como lo hizo Manolo, tal vez por su carácter retraído o porque, y esto sería patético, nunca se dio cuenta de lo bueno que era. En esta columna alguna vez lo dijimos y ahora repetimos convencidos: Mariano Ramos fue el mejor torero mexicano, en la Era de Manolo Martínez.

PITÓN IZQUIERDO Bueno. Esta digresión sobre Mariano es pertinente, porque si algo faltó en la tarde del 7 de octubre, fue la técnica. No estuvieron los diestros faltos de valor o de deseos de conmovernos con su estética: quedaron cortos, las más de las veces, con los elementos técnicos de la lidia. Eso de esperar a porta gayola a menos de dos metros de toriles…los ahogos al toro por no dar les distancias apropiadas. Quitarle la muleta de la cara antes de terminar el pase. Echarse al toro encima por no entender que era de poco recorrido. No saber asignar quienes debieran estar en el ruedo al momento de las banderillas.

 
PITÓN DERECHO Los detalles buenos abundaron, afortunadamente: la extrañ
a versión de la dosantina de Silis. Las banderillas de Ortega; cómo tanteó Lupita al iniciar su faena. La forma de bregar de Téllez y puesta en distancia de los toros para la pica; la serenidad de Samperio ante la mansedumbre. Lorenzo Garza llevando al toro a los medios; las chicuelinas de Ricardo Olvera. Tres percances que pudieron pasa a mayores: el encontronazo en porta gayola, la revolcada a Lupita, una clavícula dañada.

PITÓN DERECHO Fue una corrida de concurso de ganaderías. Cerro Viejo resultó la ganadora con Buen Amigo, otro toro que tal vez fue nombrado por Mariano y que le tocó en suerte a Ricardo Olvera. El triunfador fue Juan Luis Silis, con uno de Caparica. Demostró buen mando y fluidez en su desempeño.





SALIÉNDOSE DE LA SUERTE Contoromex, que ya reúne a unas treinta peñas taurinas mexicanas, está fomentando y alentando la creación de más y articula los esfuerzos de la afición mexicana para presentar un frente común ante la oleada de anti taurinos. Un grupo de aficionados hidalguenses de estos rumbos se integrarán en una Peña. Enhorabuena. Por lo pronto ya disfrutamos su compañía en los tendidos.



viernes, 5 de octubre de 2012

Pachuca, Feria de San Francisco, 2012


PITÓN DERECHO Afortunadamente la tarde no creyó en el pronóstico y se arrebujó con el sol de otoño pachuqueño. El resto de la corrida se cumplió satisfactoriamente: Toros de Arroyo Zarco (Sangre de Jaral de Peñas, Mimiahuapan, San Martín), El Zotoluco, Enrique Ponce y Juan Pablo Sánchez. Primer corrida tanto de la Feria como la primera de las que se darán bajo el rubro de Patrimonio Cultural Inmaterial, en el Estado de Hidalgo, logro del Gobernador Francisco Olvera. Afortunadamente Pachuca olvidó su alias de ¨La Bella Airosa¨ y no echó a perder los pases con vientos pervertidos.

PITÓN IZQUIERDO El Zotoluco brindó su segundo toro al Gobernador y el público aplaudió. Pocas plazas de toros del mundo taurino pueden ofrecer fenómeno tal: aplausos al presidente, al jefe de gobierno, al primer ministro, al gobernador, al presidente municipal, al diputado, al senador. O tal vez debiera decirse que pocos funcionarios públicos, de países taurinos, recibirían el aplauso en una corrida de toros, no convocada ni patrocinada por ellos.

PITÓN DERECHO Faltó poco para el lleno. Dificultades de acceso a los tendidos porque el lector óptico tardó algo en aburrir al portero que la sustituyó al rato con el eficaz ¨Pásele, pásele¨, pero mientras respetó al artefacto fue lenta la entrada; aún así alcanzamos a ver el paseíllo. En la Monumental Vicente Segura abren con el Cielo Andaluz, como en La México y también gritan el Óle simultáneo. El reloj arriba de la autoridad. Ambiente de fiesta. Nos divierte la Porra del Alcohol y nos percatamos de otra: Tauro Arte.

PITÓN IZQUIERDO El Zotoluco todo hecho de voluntad, sapiencia, aguante. Enrique Ponce, temple y la difícil facilidad de estar siempre con el toro y Juan Pablo Sánchez, que nos da la impresión que va a ser mandón en México. Ya esta columna se equivocó cuando vislumbró lo mismo para su tío Luis Fernando, hace muchas temporadas. Vivirá muy poco quien no vea si se cumple el augurio en el sobrino.

PITÓN DERECHO El Zotoluco cortó dos a su segundo que dominó con su enjundia, temple, valor y técnica. Atender al toro, observarlo, provocar la embestida regateada sin molestarlo; todo hace el torero. Su primero dio oportunidad para que el de Azcapotzalco aprovechara la falta de recorrido y la mansedumbre huidiza, con arranques novilleriles, sapiencia y solvencia impecable. Algo que debió ser reconocido por la afición.

PITÓN IZQUIERDO Ésta también fue más que parca tacaña con el desempeño de Ponce en su segundo que merecía más que la salida al tercio. Media con descabello después de un percal fino y muleta poderosa y lenta. Nos pareció que el ¨Poncianismo¨ cegó a los aficionados y fueron pichicatos con el reconocimiento al español; tal vez le cobraron la factura por el tamaño de los toros de la anterior corrida en Querétaro. ¿O sería que los cohetes del mes patrio aún retumbaban?

PITÓN DERECHO Juan Pablo Sánchez, a quien hemos seguido últimamente, tiene la divina magia del mando. Lleva al toro hasta allá y termina el pase sin quitar el engaño y luego gira sobre la pierna de salida, cuando el toro tiene el recorrido necesario, para arrastrar el siguiente pase. Si el socio no tiene tanto ímpetu, entonces gira sobre la pierna del cite anterior. Pero en la mayoría de sus lances no echa la carrerita intermedia entre pase y pase, corrigiendo o recuperando el terreno para engarzar el siguiente. No tiene que sustituir con piernas ningún espacio que su muñeca dejara corto porque ésta tiene mando y deja al toro donde debe. Óle.

PITÓN IZQUIERDO En su primero, brocho como sus hermanos, tuvo un crucigrama que resolvió con la sabiduría que El Zotoluco o Ponce hubieran puesto en juego y no naufragó con el de Arroyo Zarco. Fue un toro difícil, sin recorrido, escaso de raza, y si recordamos que Juan Pablo recibió la alternativa apenas ¨ayer¨, comparando su antigüedad con la de sus alterantes, no desmereció su desempeño. En su segundo manifestó su personalidad y cortó dos orejas.


 


PITÓN DERECHO Ponce externó su enojo por la escasez de pañuelos. Estuvo cerca de una rabieta que no va con su imagen taurina. Aunque se explica, no se justifica tanto enojo. Es un episodio de la centenaria querella que traen Poncianistas y Carpetovetónicos, a la cual hemos dedicado algunas columnas y que no creemos que vaya a resolverse.



miércoles, 3 de octubre de 2012

MÁS QUE FIGURAS, LA FIESTA NECESITA SEGUIDORES




PITÓN DERECHO Al leer los diarios, revistas y pantallas saltan a la vista, y al recoger las redes sociales, quedan atrapados sorprendentes ejercicios democráticos que hierven a campo abierto en varias repúblicas. Se trata de decenas de millares de ciudadanos que se desgargantan para obligar a dar solución democrática a ciertos asuntos públicos de sus respectivas repúblicas. Necesariamente entre ellos hay muchos que escogieron a esos dirigentes políticos a quienes ahora encuentran faltos y tratan de revocarles el mandato.

PITÓN IZQUIERDO Como muchas veces esas manifestaciones logran lo que se proponen, este comportamiento plebeyo sugiere que, en ciertos momentos históricos, la democracia no necesita a los líderes formales para sus logros, porque le basta ser llevada en hombros y pancartas por las muchedumbres indignadas que se agazapan en los cubiles estratégicos. ¿Será que la democracia no es cosa de líderes y que para extenderse le basta tener seguidores?

¡AL TORO, AL TORO! Bueno ¿Y la tauromaquia?

PITÓN IZQUIERDO Sufre de similares achaques. Si repasáramos el elenco con los toreros más conspicuos, que en esos días están poniendo su valor, su técnica y su misión de trascender al servicio de la estética taurina, veríamos que son los mismos taurófilos quienes han redactado esa lista: Fabián Barba, Sebastián Castella, Duffau, Sergio Flores, El Juli, Manzanares, Enrique Ponce, José Tomás, Arturo Saldívar, Juan Pablo Sánchez, David Silveti, Talavante, El Zotoluco.

PITÓN IZQUIERDO, OTRA VEZ Por figuras no queda (Por supuesto que faltan algunas otras en esta lista), y a muchas de ellas se les endilga la responsabilidad de no meter aficionados a las plazas. ¿Entonces por qué no asisten los aficionados-seguidores, si ellos mismos son los que pergeñaron la lista?

DESPLANTE Decimos que la Tauromaquia, como la Democracia, no requiere, en este caso de figuras, sino de seguidores.

PITÓN DERECHO ¿Cómo lograrlo? En la explanada de Las Ventas en el Espacio Arte & Cultura, Año de Hemingway, en 2012 un aficionado certero propuso que, para evitar el reciclaje de ganaderías a modo y toreros ventajosos (palabras mías, pero la idea de él), convendría sortear los encierros para que ningún torero ¨de casa¨ tuviera ¨su ganadería¨ (Ídem) De esta maneras tendríamos toreros que se enfrentarían a encierros no escogidos buscando la comodidad del torero (Ídem).

SALIÉNDOSE DE LA SUERTE En otro ambiente, pero con el mismo criterio de aleatoriedad, Bobby Fischer el genio del ajedrez hace casi medio siglo propuso que para realmente probar la imaginación ajedrecista de los maestros y evitar el aburrimiento de la primera decena de movimientos de cualquier apertura y defensa, que se colocaran aleatoriamente las piezas, no los peones, y así se impedirían las aperturas y defensas rutinarias. También que se prescribieran las tablas.

PITÓN DERECHO De haberse aceptado oficialmente las propuestas del genio Fischer o puestas en práctica las del aficionado taurófilo, cuyo nombre quisiera rescatar del olvido, ahora sí que los alucinados por ambas expresiones exquisitas hubiéramos visto finalmente ¨de qué color tiñe el verde¨ y podríamos separar, en el mejor sentido de la palabra a los innovadores auténticos de aquellos aprovechados del empate táctico o, en el caso de los toreros, dejar a un lado a los cebados en los encierros buffet y entronizar, en otro, a los tenaces lidiadores que lo llevan a uno al éxtasis con su estética temeraria frente a un toro no escogido.

PITÓN IZQUIERDO Aquí es donde se puede iterar que la tauromaquia no necesita de figuras; porque ya las tiene. Necesita seguidores, que son insuficientes. Y estos no pueden ser sino del toro. A diferencia de Pamplona donde los taurófilos tratan de alejarse de los jadeos con cuernos demasiado cercanos, en esta proposición cambiamos el orden de presentación y ponemos a los aficionados como seguidores de los verdaderos toros.

PITÓN DERECHO Así como la Democracia no necesita líderes sino seguidores, la Tauromaquia ya con figuras, también necesita seguidores y éstos se agolparán en las taquillas cuando la severidad del encierro le dé dignidad al desempeño artístico de las figuras establecidas.

 ABANICO FINAL Esto es casi inventar el agua tibia: se necesitan toros bravos, impredecibles. Ojalá que ya estuvieran pastando en las dehesas.