Follow by Email

domingo, 13 de marzo de 2011

TORO DE REGALO EN ESPAÑA

PITÓN DERECHO Algún comentarista taurino madrileño dijo que el toro que se regalo, hace tres domingos, en Vista Alegre, fue antirreglamentario.

PITÓN DERECHO OTRA VEZ Aquí tendríamos que convocar como testigo de descargo, no a la Real Academia, sino a la lógica. Si en el reglamento estuviera prohibido expresamente y alguno de los alternantes regalara un toro, entonces sí el obsequio sería antirreglamentario. Pero si no se menciona en ningún Artículo y si alguien lo paga (La empresa, el diestro, el apoderado, etc.), entonces no va en contra del reglamento. En todo caso, contravendría la costumbre, pudiera adulterar la tradición, hasta quitarle seriedad a la fiesta. En ese contexto sería un alarde desacostumbrado, insólito, raro, de excepción, singular, pero no antirreglamentario.

PITÓN IZQUIERDO Bueno, esto viene al caso porque en la primera de Valencia Vicente Barrera regaló un sobrero con la anuencia de Ponce y El Juli, sus alternantes. No estuvieron de acuerdo los del micrófono (Muñoz, Caballero y Chenel), ya que entre otras inconvenientes dijeron que se habían anunciado 6 toros y si cortaba apéndices al séptimo, ¿dónde los tabularían? También hicieron referencia a México, donde es el mismo público quien lo pide. Ojalá, dijeron, que eso no ocurra en Madrid, o en plazas de importancias, porque le resta seriedad.

PITÓN DERECHO Luego, la costumbre del regalo le quita seriedad a la fiesta. Órale. ¿Y si lo hubiera herido el toro, contaría como cornada? (Eso lo decimos nosotros) La tradición pesa y, como todos lo sabemos, es la dote que los aficionados viejos entregamos a los nuevos. El problema es que no siempre es recibido como algo valioso. En esa misma corrida los comentaristas añoraron la falta de corbata y sombrero en los tendidos. Los nuevos aficionados ni lo perciben.

PITÓN IZQUIERDO Las novedades en la fiesta no son, por lo general, bien recibidas. Dígalo, si no, el advenimiento de los petos del caballo, la desaparición de las banderillas de fuego, la nobleza y fijeza de los toros desplazando la fiereza y bravura. Los círculos concéntricos, y muchos etcéteras.

PITÓN DERECHO Todos estos elementos novedosos, en su momento fueron rechiflados, creemos, por la mayoría de los aficionados de la vieja guardia y recibidos con tibieza y hasta con indiferencia, por los del relevo. Con el paso de las temporadas la fiesta asimiló lo antes repudiado y presentó un nuevo catálogo de componentes o manual de procedimientos aceptados por la mayoría y los cuales , ahora, muchos están dispuestos a defender porque lo consideran la esencia de la fiesta, sin saber que esos componentes defendidos, tienen menos años que ella.

PITÓN DERECHO, OTRA VEZ Recordamos también, cómo hubo protestas cuando se puso de moda el pelo largo entre algunos varones , más largo que el pelo de las féminas. Hubo un torero al que le criticaban sus cadejos. ¿Y qué decir de la coleta, que está en peligro de extinción?

PITÓN IZQUIERDO Lo que no cambia es la reacción del aficionado ante la estética, el valor, la técnica cuando estos componentes básicos de la torería son plasmados en la arena, frente a un toro. En la corrida mencionada, El Juli hizo una faena a su primero, que le valió una oreja. A su segundo, uno toro difícil lo toreó con tan eficiente técnica que, si no hubiera pinchado, tal vez le hubieran concedido el apéndice. Es decir, se le dio una por artista y otra (casi) por su técnica.

PITÓN DERECHO El domingo 13 de marzo de 2011, torearán tres mujeres en la México. Hace años esta columna pensó que Lupita López iba a ser la doña de la casa, que iba a ser la mandona de la fiesta, cuando menos en la México. Una de sus alternantes es la Mari Paz Vega misma que fue arrollada por Hortelano, de La Misión cuando lo esperó hace una década, en los tercios. La estropeó tanto que le interrumpió su carrera demasiado tiempo.

DESPLANTE Veremos con atención el desarrollo del festejo y sobre todo en el mando al final del pase, que es donde ubicamos la principal diferencia con el toreo de los varones.